Cómo comenzó

Un deseo ardiente de compartir el auténtico sabor y aroma de las hojas de té.

El fundador de Cuzen, Eijiro Tsukada, siempre ha tenido una pasión personal y profesional por conseguir un té delicioso. A partir de 2006, pasó más de 10 años en la industria alimentaria en Suntory, una destacada empresa mundial que produce bebidas y productos de bienestar. Durante su estancia allí, esperaba embotellar té sin perder las mejores cualidades de la bebida. Rápidamente se dio cuenta de que la esterilización requiere altas temperaturas para que el té sea estable en almacenamiento. Este proceso limita el sabor y el aroma del té, cualidades que él no estaba dispuesto a ceder.

Alrededor de 2014, cuando Eijiro san se estaba dando cuenta de eso, los consumidores en los Estados Unidos estaban cada vez más interesados ​​en el matcha. La bebida había atraído a personas que buscaban energía sostenida como alternativa al café, que siempre viene acompañado de una bajada de cafeína. Desafortunadamente, las bebidas matcha disponibles en los cafés de moda estaban (y todavía lo están) lejos del verdadero sabor del matcha. Incluso hasta el día de hoy, estas bebidas ofrecen sólo una fracción de los beneficios energéticos y para la salud que ofrece el matcha recién molido.

Y así, mientras Eijiro continuaba buscando un delicioso té, quedó intrigado por el matcha y sus beneficios. Aprendió que mientras otros tés retienen sólo el 70% de su nutrición total disponible, todos los beneficios para la salud de la tencha (las hojas molidas para hacer matcha) se consumen, porque se ingieren completamente en lugar de remojarse. Cuando Eijiro limitó su búsqueda al matcha y comenzó a probar el espectro de variedades disponibles, descubrió que el matcha recién molido tenía un sabor y aroma excepcionales.

Incluso en la era temprana de la ceremonia del té japonesa con Sen-no-Rikyu, era estándar servir solo matcha recién molido (matcha en su mejor forma) como expresión de hospitalidad. El matcha premolido se volvió común junto con los avances tecnológicos, pero Eijiro se dedicó a buscar matcha auténtico recién molido y quería ponerlo a disposición de más personas.

Primero, decidió incursionar en el negocio de las cafeterías y abrió Stonemill Matcha, una cafetería de matcha en San Francisco. Aunque se convirtió en una tienda popular donde la gente hacía cola a diario, tuvo que renunciar a la esperanza de servir matcha recién molido debido a la logística operativa. Es más, la gente no compraba matcha para prepararlo en casa. Y aunque Stonemill solo vendía matcha de la más alta calidad, todavía solo estaba disponible premolido.

El matcha que se vende en forma de polvo (matcha premolido) es propenso a la oxidación debido a la gran superficie de tantas partículas finas. A medida que las partículas se exponen al oxígeno, su fragancia y color cambian rápidamente. Además, tamizar el matcha y luego batirlo con un Chasen o un batidor de bambú no es algo que resulte natural para todos.

“¿Es posible disfrutar más fácilmente del sabor del matcha recién molido, con la ayuda de una máquina, del mismo modo que los bebedores de café pueden disfrutar de un café con leche con una máquina de espresso?” Eijiro comenzó a preguntarse.

Eijiro se volvió hacia su viejo amigo de la universidad, Oki Hatta, con la pregunta. Era un desafío que Oki, que había crecido alrededor de la industria del té, estaba preparado. Más tarde, Oki se convirtió en cofundador de Eijiro.

Oki nació y creció en Yame, Prefectura de Fukuoka, Japón. Se dio cuenta de que sus familiares y amigos locales que trabajaban en la industria del té habían disminuido recientemente y quería ver la industria revitalizada. Este fue el comienzo de su nuevo desafío.

El fabricante de matcha

Matcha recién molido hecho fácilmente en casa

Eijiro y Oki imaginaron el matcha preparado fácilmente en casa y molido recién en un molino de piedra. Por eso, la máquina que se propusieron desarrollar necesitaba dos funciones principales. Debería poder molerse con un molino de piedra y batirse con algo parecido a un batidor.

Para estos desafíos, incorporaron al equipo a un ingeniero de Silicon Valley y comenzaron a desarrollar un prototipo. Por lo general, el matcha molido en un molino de piedra grande y pesado tiene un tamaño de 5 a 10 micrones, y cuanto más pequeño se muele, mejor es la sensación en boca. Los molinillos de metal producen partículas tan pequeñas como entre 100 y 200 micrones. Un tamaño de partícula tan grande estaba lejos de la calidad del matcha recién molido que Eijiro y Oki pretendían hacer. Fue un desafío unir conveniencia y excelencia.

El equipo de desarrollo finalmente decidió utilizar un molino de cerámica. Un molino de cerámica puede producir un tamaño promedio de partículas de matcha de 6,1 micrones y puede caber en un dispositivo pequeño. El equipo estaba un paso más cerca del fabricante de matcha que imaginaban.

El siguiente desafío fue batir el matcha. Utilizando el movimiento de un batidor de bambú como modelo ideal, consideraron muchas opciones. Las principales prioridades fueron la resiliencia para el uso diario repetitivo y la comodidad general. Tendrían que decidir dónde se colocaría la función de batido y la calidad de la espuma que produciría. Decidieron poner el batidor magnético en el vaso, como en el modelo actual.

El arduo trabajo dio como resultado una máquina que podía moler y batir matcha con solo presionar un botón. Lograron convertir hojas de té enteras directamente en una bebida fresca con un nivel de comodidad nunca antes visto.

La segunda pasión que contribuyó al desarrollo de Matcha Maker fue combinar la comodidad y el bienestar ambiental.

Existe una cantidad abrumadora de productos desechables y de un solo uso en la vida moderna, pero especialmente como resultado de la industria de alimentos y bebidas. Desde botellas de plástico hasta cápsulas y monodosis para bebidas de un solo uso, existe una tendencia a priorizar la comodidad por encima de las preocupaciones medioambientales. Creemos que tanto la comodidad como la preocupación por el medio ambiente pueden coexistir. Una inspiración provino de los tradicionales botes de té. Al añadir un bote de té al Matcha Maker, no sería necesario utilizar cápsulas individuales que se desechan a diario. En cambio, el bote de té de Matcha Maker puede almacenar las hojas para muchos usos, manteniendo así el proceso conveniente y limitando la basura a solo un paquete pequeño.

El diseño actual de Matcha Maker tiene una abertura circular. Inspirándose en las ventanas redondas de los salones de té japoneses, la visión era inspirar una sensación de Zen en el entorno en el que se utiliza el Matcha Maker.

La visión de hacer “un Matcha Maker para matcha recién molido, hecho fácilmente por cualquiera” se hizo realidad.

Pasión por las hojas de té

El secreto del sabor está en la niebla.

Mientras trabajábamos en la producción del Matcha Maker, buscábamos hojas de té que cumplieran criterios específicos. Dado que al beber matcha se consume toda la hoja, era importante encontrar hojas 100% orgánicas. Desafortunadamente, el té orgánico constituye sólo una pequeña fracción del té producido en Japón. Eijiro visitó innumerables productores de té en busca de las hojas de té orgánico que imaginó.

Mientras visitaba las granjas, escuchaba a menudo: “El té orgánico no es sabroso”. Esto se debe a que el método común de cultivo de té orgánico tiende a dar como resultado hojas menos sabrosas. El método consiste en mantener el entorno lo más parecido posible a la naturaleza, sin el uso de fertilizantes. Se cree que la ausencia resultante de insectos demuestra que no vale la pena comer las hojas, por lo que lo orgánico no debe ser sabroso. Eijiro quiso saber de primera mano si esta teoría era correcta y continuó buscando las hojas de té ideales. Mientras visitaba plantaciones de té, conoció a un productor de té en particular en Kirishima, en la prefectura de Kagoshima.

Cuando Eijiro probó el matcha orgánico de este productor de té, no pudo ocultar su sorpresa. Nunca se había encontrado con un matcha que fuera tan rico en umami y que tuviera esta profundidad de sabor.

Su método de agricultura orgánica es cultivar árboles de té fuertes brindándoles una nutrición abundante. Al igual que apoyar el crecimiento de los niños con alimentos nutritivos, los árboles de té también crecerán fuertes y serán menos propensos a enfermedades cuando se les proporcione nutrición. Los nutrientes añadidos vienen en forma de fertilizantes orgánicos. A diferencia de sus homólogos químicos, los fertilizantes orgánicos deben ser descompuestos por las bacterias del suelo. Dado que las plantas de té no pueden absorber directamente el fertilizante orgánico, la humedad del suelo se mantiene para que las bacterias sigan prosperando. Los agricultores controlan continuamente la humedad del suelo y, si se seca, riegan las plantas con agua subterránea. Dado que la agricultura orgánica requiere mano de obra y costos adicionales para los fertilizantes orgánicos, hay pocos agricultores que utilizan este método. Esta granja, sin embargo, comenzó a cultivar hojas de té sabrosas sin productos químicos incluso antes de que comenzara el proceso de certificación orgánica en Japón.

La producción de té orgánico requiere la intersección de la sabiduría del cielo, la tierra y las personas. La bendición de los cielos (lluvia y niebla), la ventaja geográfica de la tierra y la fuerza de su gente (espíritu de investigación, ideas y acción) están presentes en la granja de Kirishima que visitó Eijiro. Utilizando su sabiduría y experiencia, junto con las ventajas geográficas de Kirishima, los agricultores pueden producir deliciosas hojas de té.

Con Matcha Maker, Cuzen Matcha pudo poner las hojas de té ideales al alcance de cualquiera.

Mensaje de Eijiro

Después de diez años en las industrias del té japonesa y estadounidense, mi visión sigue siendo la misma. Quiero desarrollar un té que los clientes quieran beber en cualquier momento, que sea sabroso y que apoye su salud diaria. Mi enfoque ha evolucionado junto con las necesidades del mercado, pero desde el té embotellado hasta un café matcha y Cuzen Matcha, mi visión sigue siendo la misma.

No hace mucho, beber té inmediatamente después de prepararlo era la norma. La gente disfrutaba del buen té y, como se deseaban hojas de alta calidad, esas hojas se vendían y compraban a precios que reflejaban la calidad. Con el tiempo, el té embotellado poco a poco se convirtió en la norma a medida que la conveniencia prevalecía sobre la calidad. La demanda de té cambió. Se cambió color y aroma por temperatura, versatilidad y bajo coste. Se seleccionaron hojas de té para cumplir con esas cualidades. La demanda de hojas de té de alta calidad disminuyó, los precios cayeron y los productores de té se vieron gravemente afectados. El cambio también ha sido negativo para el medio ambiente, ya que ha aumentado la producción de plástico, la basura y las emisiones de CO2 del transporte.

Cuzen Matcha reintroduce la experiencia del té simplificada. Por cierto, esto también contribuirá a un mundo más sostenible. Matcha Maker muele hojas 100% orgánicas para obtener una taza de té que se puede disfrutar de cualquier forma. Es respetuoso con el medio ambiente al reducir la basura plástica y las emisiones de CO2. Al crear una vez más la necesidad de té de alta calidad, podemos hacer que la producción de té sea más sostenible económicamente para los productores de té japoneses.

El mundo que imagino se expresa en el carácter “和”, que abarca una variedad de significados relacionados con el té, incluidos alivio, tranquilidad, vestimenta y armonía. Al beber matcha, hay tranquilidad, paz interior, sazón en el sentido metafórico y la experiencia de más armonía.


Espero que juntos podamos crear un futuro armonioso.